miércoles, 24 de mayo de 2017

Aprobaron la Ley Integral de Viviendas en la Cámara de Diputados



Con el voto unánime de todos los bloques. Cambiemos sugirió varias modificaciones que fueron rechazadas por Compromiso Federal y el Frente Para la Victoria.

En la Cámara Baja la nueva normativa sobre política habitacional obtuvo sanción definitiva. La iniciativa provenía del Ejecutivo provincial. Proponía viviendas sociales y créditos para los sanluiseños.

“Consideramos fundamental que la política habitacional continúe avanzando en toda la provincia porque es una demanda importante de la comunidad”, sostuvo el presidente de la bancada Cambiemos, Juan Manuel Rigau.

También  insistieron con darle prioridad a los inscriptos en planes de viviendas anteriores, que están pagando las cuotas y llevan años esperando. Se trata de cientos de beneficiarios que están a la espera de tener su nuevo hogar.

El diputado Alejandro Cacace vertió los puntos en desacuerdo con la iniciativa como vino del Senado. Insistió con la exención del impuesto a sellos en la primera vivienda. “San Luis requiere una discusión sobre política habitacional más profunda. Pedimos la exención del pago de sellos a la primera vivienda porque es una medida de inclusión social. En la provincia la persona que compra su décima vivienda y el que busca acceder a la primera, paga el mismo impuesto”, expresó.

“Diez años de residencia nos parece una exageración el plazo que debe tenerse con esta nueva normativa para poder acceder a una vivienda social. Consideramos que deben ser dos años como la ley anterior”, subrayó.

A su vez los créditos que brinda la nueva ley son similares a los de Nación pero considera como ingreso bruto a ese ajuste y además le cobra impuestos sobre los intereses. “Esto encarece de un 15 a un 20% las cuotas del crédito y es algo que debe corregirse”, detalló.

Otro de las críticas fue la reducción del número de viviendas para discapacitados. La nueva normativa reduce un 5% los hogares destinados a familias con algún integrante que tenga capacidades disminuidas cuando era el 10% con la ley anterior.

“El oficialismo avala que incluso si el adjudicatario paga toda la vivienda y tiene la escritura no puede disponer de ella. Nos parece una locura que la casa deba habitarse en el mismo momento que la persona la obtiene, sin esperar por lo menos unos días hasta que la familia se reubique en su nuevo hogar. Es un absurdo también que los residentes puedan llegar a perder su casa si es que mejora su condición económica”, recalcó Cacace.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario