miércoles, 12 de octubre de 2016

El oficialismo aprobó el presupuesto 2017 “a medida” de Alberto Rodríguez Saá.


El gobernador tendrá un presupuesto que podrá “dibujar” sobre la marcha pudiendo reasignar en un 100% las partidas, además tendrá 70 mil pesos por día de gastos reservados. Cambiemos votó en contra y enumeró en el recinto sus críticas a la iniciativa del Ejecutivo.


Compromiso Federal materializó con la colaboración del Frente Para la Victoria un Presupuesto que supone el retorno de los viejos mecanismos utilizados por Alberto Rodríguez Saá en la administración de los fondos públicos. El total del presupuesto para el próximo año es de $21.719.732.838 con un aumento del 38,5% con respecto al presupuesto del corriente año. En general, fue aprobado por mayoría (24 votos positivos y 15 votos negativos) y más ajustado en particular los artículos 9 y 10 sobre los superpoderes (20 votos positivos y 18 votos negativos). Se dio así media sanción y pasó al Senado para su revisión y tratamiento.


El titular de Cambiemos, Alejandro Cacace, encendió la polémica, mostrando que desde la asunción de Rodríguez Saá en diciembre del año pasado hasta hoy, el gobernador gasta 70 mil pesos diarios de gastos reservados, (que no debe rendir). “Vemos en el presupuesto 2017, 28 millones de pesos, aproximadamente 70 mil pesos diarios de gastos reservados. ¿Tanto es lo que gasta el Gobernador por día en la gestión que no le alcanza con su salario, siendo que la comida el transporte y alojamiento puede rendirlo?”, preguntó el legislador.


Otro punto señalado por la bancada opositora es que de los 6 mil millones de pesos destinados a obra pública, la mitad de ese número no tiene los ítems individualizados en relación a los proyectos que deben hacerse, sino que se establecen apartados como “reparación de caminos”, “seguridad”, entre otros títulos. “Esto es, un cheque en blanco para el gobernador, situación que la Constitución no permite, ya que solo puede ser ejecutada la obra pública con autorización de la Legislatura. Si no hay ítems es porque a través de decretos o discrecionalidad Rodríguez Saá elegirá adonde serán realizadas las obras y sus montos”, cuestionó Cacace.


Por otra parte, el gobernador volverá a tener un 100% de capacidad para reasignar partidas presupuestarias, es decir modificar un fin por otro, un retorno a viejas prácticas tras el 25% de movilidad aprobado el año anterior.


“Fijense las asignaciones que fueron hechas durante el mandato de Rodríguez Saá durante el primer semestre: 2,5 millones de pesos al Centro de Actividades Hípicas de Terrazas del Portezuelo; 2,5 millones para grandes eventos deportivos; 4 millones para actividades recreativas y sociales, no se cuáles son; 250 millones y una ampliación de 57 millones para el Parque La Pedrera. Lo que nosotros decimos no significa estar en contra de uno u otra obra, sino estar a favor de las prioridades que tienen los sanluiseños”, detalló.


El diputado Alberto Fara fue el encargado en explicar las falencias técnicas del Presupuesto presentado por el Ejecutivo, y como gastos corrientes se hacían pasar por gastos de capital para que dieran los porcentajes correctos: “no estamos acuerdo con los métodos y los elementos vertidos. Podemos señalar que hay una fuerte desinversión en el área viviendas, donde el 85% de los recursos provendrá de Nación y nuevamente un desfinanciamiento de los municipios sanluiseños”, sintetizó.


El legislador Fidel Haddad criticó el 0,74% del presupuesto destinado a la legislatura. “Eso habla de la importancia que tiene este recinto para el gobernador, que utiliza el dinero del Estado como si fuese dinero de su bolsillo, comprando vendiendo y haciendo obras públicas en los lugares que desee. Este presupuesto es una mentira, porque hasta los dineros que van a recaudarse tienen cifras incorrectas”, analizó.


“A Rodríguez Saá lo único que le interesa de la Legislatura, es tener los votos suficientes para impulsar sus leyes, no le importan las condiciones actuales ni los proyectos de ley que son presentados; todo lo maneja como él dispone sin respetar absolutamente nada”, remató.


Finalmente el diputado Juan Manuel Rigau sostuvo que desde el Ejecutivo: “proponen un presupuesto que es a medida del gobernador y no de los sanluiseños, que prioriza su voluntad individual por encima de las necesidades concretas de la gente, que todos conocen pero que siempre son desoídas”.

En el recinto, hubo 39 diputados presentes y no se encontraron en la sesión los diputados Bartolomé Abdala y  Sergio Guardia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario