miércoles, 17 de agosto de 2016

El oficialismo no quiere elecciones en Renca y Nogolí.




Compromiso Federal y el Frente Para La Victoria frenaron el pedido sobre tablas de Cambiemos para autorizar la intervención de ambos municipios y la convocatoria a elecciones en las dos localidades que tienen normalizadores designados inconstitucionalmente por el Ejecutivo.

“Compromiso Para La Victoria” desestimó la solicitud de legisladores de Cambiemos para normalizar las intendencias comisionadas de Renca y Nogolí, hoy gobernadas por funcionarios seleccionados por el Gobernador de la Provincia, Alberto Rodríguez Saá, incumpliendo con lo establecido por la Constitución. La iniciativa contó con el respaldo del Bloque Mercedinos por el Cambio y Nacional y Popular.

“Hay dos intendentes ilegítimos en Renca y Nogolí puestos a dedo por el Gobernador, que no son representantes de la soberanía popular sino que son funcionarios del Ejecutivo Provincial”, aseguró el titular de bloque Alejandro Cacace.

Ambas localidades llevan largos meses sin tener un intendente legítimo por voluntad del Ejecutivo y sus legisladores en ambas cámaras. “El oficialismo no tiene interés en tratar esta Ley de Intervención necesaria para la vida democrática de Renca y Nogolí”, subrayó.

Los legisladores tampoco quieren que se repita lo sucedido con la Ley de Intervención de la localidad de El Trapiche, años atrás. “No queremos que se repita la trampa y el engaño de esa intervención, que obtuvo media sanción en Diputados y fue congelada en Senadores”, recordó el diputado Juan Manuel Rigau

En Nogolí hubo fraude electoral en la última elección en detrimento de la lista ganadora. Héctor Cacace (PUL) ganó las elecciones por amplia mayoría pero la Secretaría Electoral lo proclamó a José Luis Amieva(PJ). Un error en los telegramas electorales pasó "desapercibido" para las autoridades de dos mesas del circuito Nogolí y el PUL no participó del recuento definitivo y la autoridad electoral se expidió. Más allá de lo acontecido en las pasadas elecciones, existe una intervención de hecho mediante un funcionario discrecionalmente elegido por el Gobierno Provincial, sin contemplaciones, plazos y puntos establecidos por la Constitución Provincial.

En Renca, el ex diputado Claudio Peralta del Justicialismo y electo jefe comunal de la localidad, baleó a uno de sus empleados, lo que llevó a su detención y a comparecer ante la Justicia. Para facilitar la investigación decidió renunciar, situación que no hubiese concluido en una acefalía municipal, si la suplente Bárbara Gil, no hubiese renunciado días después a su cargo. Igual que en Nogolí, el Gobernador colocó un interventor por voluntad propia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario