domingo, 28 de agosto de 2016

Crónica de los groseros errores del Gobierno Provincial en el manejo del fuego.


Mientras los bomberos continúan su lucha sin cuartel contra las llamas, la administración de Alberto Rodríguez Saá inició una campaña de desinformación. El recuerdo del veto a la Ley de Beneficios Sociales para Bomberos Voluntarios. La falta de aviones hidrantes propios y el rechazo al apoyo logístico ofrecido por otras provincias para apaciguar los focos ígneos.


Lejos del fuego que hoy continúa en inmediaciones de Villa de La Quebrada, Los Molles y otros parajes y localidades de la zona central de las sierras puntanas; el Gobierno Provincial a través de Canal 13 y su Agencia de Noticias acusó una campaña de desprestigio hacia la figura del Gobernador, intentando tapar las graves falencias que tiene la Provincia para situaciones de incendios y emergencias.


El oficialismo es víctima de su propio fanatismo, del respaldo a sus líderes que le valió el enorme repudio social de estos días. Sus legisladores (Compromiso Federal) en Diputados y Senadores ratificaron el veto ilegal (por ser comunicado tardíamente) de la Ley de Beneficios Sociales para Bomberos Voluntarios realizado por Rodríguez Saá y aprobado en la Cámara Baja el 6 de Abril de este año.


Aprobación posibilitada por el “cambio ideológico” del Frente Para La Victoria, cuyos diputados por dos puestos en la Mesa Ejecutiva de la Cámara, brindaron sus votos al oficialismo, pese a que sus manos otorgaron media sanción de la misma ley tres meses atrás. Solamente Cambiemos, Mercedinos por el Cambio y José María Escudero (bloque unipersonal) estuvieron del lado de los bomberos voluntarios.


Además del veto del Gobernador, que incluso llamó “patoteros” a los bomberos cuando fueron a pedirle que abriera el diálogo por la ley que les otorgaba a los voluntarios cobertura social y pensión por invalidez; San Luis no cuenta, a pesar que la administración actual lleva 33 años en el poder, con un plan eficiente, coordinado y eficaz para el manejo del fuego. Llama muchísimo la atención que una Provincia con hectáreas y hectáreas de pasturas y arbustos secos, que tiene incendios año tras año, no cuente con una fuerte política de emergencias forestales.


En los focos ígneos que tuvieron lugar en las serranías centrales de San Luis, el Gobierno Provincial negó una situación de alarma y hablaba de “fuego controlado”, mientras familias fueron evacuadas y localidades eran cercadas por las llamas. En el frente y como ha sido siempre, los bomberos voluntarios y los bomberos provinciales, con pocos insumos y sin apoyo aéreo realizaban picadas antifuego y enormes esfuerzos para contener su avance robustecido por los vientos durante el fin de semana. Mientras, y lo que generó un enorme repudio, el mandatario provincial continuó con su agenda política e inauguró su réplica de la Casa de Tucumán en inmediaciones de la ciudad de La Punta.


El Gobierno Nacional a través del Ministerio de Medio Ambiente y el Plan Nacional del Manejo del Fuego envió aviones hidrantes desde Córdoba (incluso hubo gestos de Mendoza y San Juan  que fueron descartados por la Provincia) y se puso a disposición de las autoridades sanluiseñas, ante la llegada de las llamas a los hogares de decenas de vecinos.


El año pasado, y también el espacio de Cambiemos pidió mediante un proyecto de Ley que se encuentra cajoneado en la Legislatura, la adquisición de helicópteros para fortalecer el equipamiento provincial y tener una ventaja táctica contra los incendios. Además hace por lo menos dos años, diputados que hoy están en Cambiemos también presentaron una Ley de Incendios Forestales e incluso una Ley de Beneficios Impositivos por Desastres Agropecuarios (para colaborar con productores que pierden cosechas o ganado por el fuego, lluvias o catástrofes naturales).


Ninguna de estas iniciativas, que llevan mucho tiempo congeladas en el ámbito parlamentario local, fueron tenidas en cuenta por Compromiso Federal dada la inflexibilidad de sus decisiones y su fuerte obedecimiento a las diatribas que llegan desde Terrazas del Portezuelo.


Si bien no hay banderas políticas y hoy todos queremos que el fuego cese, negar la situación, desprestigiar, no brindar apoyo a quienes luchan contra el fuego y no escuchar otra voz que no sea la propia, son errores gravísimos que llaman a una profunda reflexión a quienes hoy detentan el Gobierno de la Provincia de San Luis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario