martes, 5 de julio de 2016

El oficialismo quiere avanzar con las leyes de Emergencia Económica y en Seguridad.


`
Compromiso Federal y sus aliados presionan por aprobar este miércoles ambas iniciativas. Cambiemos se opone a la aprobación de ambos proyectos.

La Ley de Emergencia Económica lleva varios años ininterrumpidos siendo aprobada por la Legislatura Provincial. Apenas llegó al poder, el Gobernador Alberto Rodríguez Saá envió a la Cámara de Diputados la misma solicitud que le permite eludir el pago de sentencias contra el Estado provincial.

“Hace más de diez años que la Provincia de San Luis prorroga su Estado de Emergencia a través de leyes que le permiten flexibilizar o eludir su responsabilidad en detrimento de los derechos de particulares, como lo expresó en varios de sus fallos el Superior Tribunal de Justicia”, detalló el jefe de la bancada Cambiemos, Alejandro Cacace.

“No acompañamos la ley, porque no sólo va en contra de la Constitución Provincial, sino porque tampoco concuerda con el San Luis como escuela de administración pública que difunde el Ejecutivo Provincial pese a lleva 10 años en emergencia económica”, comentó el diputado Juan Manuel Rigau.

Por otro parte hay mucha incertidumbre en el tratamiento de la Ley de Emergencia en Seguridad. Avanzar a un sometimiento de la Policía de San Luis aún más profundo, poniendo en disponibilidad a todos sus agentes, y robusteciendo la mano del Gobernador Alberto Rodríguez Saá, no es una normativa halagüeña para Cambiemos.

El oficialismo con sus 18 legisladores, busca escudarse en el Frente Para La Victoria bloque que le permitió aprobar desde principios del periodo legislativo, los proyectos de Ley que vienen de Terrazas de Portezuelo sin modificar una coma.

“Profundizar aún más la subordinación partidaria de las fuerzas de seguridad, sumada a la falta de programas o planes para combatir la inseguridad, hacen de la Ley de Emergencia en Seguridad, una iniciativa falaz y engañosa, que sólo se limita a otorgar nuevos superpoderes al Gobernador”,concluyó Cacace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario